Del día rojo al rosa



- Fred, ¿conoce usted esos días en los que se ve todo de color rojo?
- ¿Color rojo? Querrá decir negro.
- No, se puede tener un día negro porque una se engorda o porque ha llovido demasiado. Pero los días rojos son terribles, de repente se tiene miedo y no se sabe por qué. En esos días, lo único que me viene bien es ir a Tiffany's, porque nada malo me puede ocurrir allí.

Pocas, muy pocas veces sucede algo así. Todo el sentido de una historia, de un mito, de un personaje, de un escritor e incluso de una actriz, en 3 líneas. Todo el glamour de una época, el despegue de Givenchy, y el inicio de la mujer independiente, en el color rojo, en 1961, en un guión demasiado blando para una sociedad que no soportaría a la Holly de Capote, la verdadera Holly con 11 amantes, cruel, desenfadada y llena de ambición.



Y puede que eso sea lo que nunca se perdonó, aquello por lo que siempre tenía miedo y parecía dispuesta a huir, a Brasil, al tocador, a Sing Sing, o a Tiffany’s. Reflexiones a parte, ella tenía miedo (a no ser la mujer que se esperaba que fuese, a volver con su marido granjero, a no poder tener la vida independiente que siempre quiso), se piraba a Tiffany’s y lo llamaba tener un día rojo.

¿Cómo se llama a eso ahora? Ahora que una mujer no realizada da pena, ahora que molan las mujeres independientes, ahora que una Holly es reina de España. En 2014, ¿qué da miedo a las mujeres?, ¿y qué color tiene ese miedo?
Probablemente, nos hayamos pasado de rosca y lo que más aterrorice a una mujer ahora mismo, sea precisamente no ser una mujer. Perder la feminidad, la sensibilidad, la intuición y convertirse en un ser neutro que deambula entre grandes firmas intentando que ser mujer no sea un impedimento en su trabajo.




Hasta que le reducen el sueldo, decide trabajar menos y se da cuenta de que no tiene sentido. Entonces, tiene miedo. Miedo a que todos los pilares que han regido su vida no valgan para nada, miedo a haber entregado su vida a un trabajo que sigue sin respetarla. En ese momento, esa mujer quiere ser mujer y gritarle al mundo que serlo es lo mejor que le pudo pasar. En ese momento, esa mujer tiene un día rosa y lleva un R.Yes. Mañana os cuento qué hace la nueva Holly en su día rosa.





No hay comentarios:

Publicar un comentario