Tiffany y las Butterfly Box


Charles Lewis Tiffany fundó su joyería en 1837 y pronto la convirtió en un referente
mundial del diseño de joyas, gracias a su pasión por los diamantes y el marketing
Una de sus principales aportaciones a esta disciplina fue dar importancia al embalaje 
y diseñar un packaging para sus anillos: una cajita azul turquesa con un lazo blanco. 
Parece ser que eligió el turquesa por ser un color asociado al poder. Las novias de la 
alta sociedad regalaban el día de su boda un gema turquesa en forma de paloma a 
cada dama de honor. 


C.L.Tiffany lo vio claro. Si quería transmitir la elegancia de sus joyas y relacionar su 
marca con las novias (un público muy importante para él, pues fue él quien creó la idea del anillo de compromiso) tenía que usar ese color o uno parecido y asegurarse de que nadie más lo tuviese. Por eso, lo patentó y empezó a fabricar cajas con azul Tiffany. 

Llegaron a ser tan famosas que en 1906, la publicidad de Tiffany se centraba en el 
packaging en lugar de hablar del producto. Después de él, muchas marcas siguieron 
su estela y desarrollaron cajas tan bonitas que las amas de casa las reutilizaban para 
guardar hilos, botones, pinturas, fotos…

R.Yes! también ha querido crear su propio packaging inspirándose en Tiffany. En 
este caso, el diseño se ha centrado en intentar transmitir la idea de naturalidad, 
exotismo, delicadeza y feminidad a través de las mariposas y el rosa suave. ¿Os gutan?, ¿reutilizaréis las Butterfly Box?

Patricia Torres

www.ryes.es 
 Alta bisutería, realizada a mano entre una madre y una hija lo que convierte cada pieza en única y exclusiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario